v.1  n.3  2019
Experiencias Alternativas
v.1  n.3  2019
Experiencias Alternativas
Artículos

COMPARTIR

PDF

LA BAKLA, LA AGI: NUESTROS GÉNEROS QUE NO SON UNO

Jaya Jacobo
Vincent Empimano
Macky Torrechilla
Christian Tablazon

Traducción
Ana Rivas

I. La premisa etnolingüística de los géneros filipinos

Jaya Jacobo

Si bien los discursos de solidaridad que prometen la formación de una comunidad pueden requerir que hablemos en un lenguaje que haga al "género" inteligible, que se reciba dentro de un universo que crece en sentido común por así decirlo, la cuestión de la diferencia debe ejercer presión sobre la "universalidad" y las diversas plataformas donde se escucha su discurso singular. Tal gesto es imperativo. Sólo puede propulsar formas de identidad fuera de esta matriz inclusiva "siempre ya" para hablar por sí mismos, una posición que no está siempre contemplada en los espacios del postcolonial, lo moderno y sus hibrididades.[1]

Una oportunidad tropical que se invoca en muchos círculos es el individuo que representa al colectivo (o lo personal se convierte en político), de modo que se puede considerar que el uno y los muchos imaginan entrar en una utopía que solo se caracteriza por la igualdad, precisamente porque " el género" se ha abierto para ser disimulado o transitivo, en primer lugar.  La idea de que este modelo lingüístico es propenso a lapsos en la inclusión debe ser humillante, al mismo tiempo que nos recuerda cuánto de lo que aún debe hacerse, debe comenzar con un encuentro íntimamente desafiador con el lenguaje: por qué lo entiende mal, qué niega, cómo silencia.

Mientras conversa con un discurso teorizado principalmente de los antiguos escaños del imperio y sus neocolonias, lo local, avanza de manera torpe a cada paso, declara su autonomía para defender su estado decolonial, si es que no, la metodología misma de tal proyecto.La localidad  se representa a través de la lengua vernácula, sus tropos y expresiones idiomáticas. En este sentido, una vez que uno se dedica a la práctica de traducción, se pone de manifiesto que las relaciones de poder entre las lenguas no son arbitrarias y los procesos complejos a lo largo de la lucha, que se resumen a través de la intransferibilidad, se convierten en un síntoma de resistividad dentro de estos recién descubiertos y bien merecidos derechos de los locales. ¿El local permanece periférico en su emancipación? Si, de muchas maneras lo hace  y debe seguir siéndolo, estratégicamente, para articular pedagogías y diseminar alfabetizaciones propias, para no permanecer marginales, desde la periferia.

Las piezas elegidas para esta antologia filipina, como contribución al programa de estudios sobre igualdad de género que se imparte en la Universidad Internacional de las Periferias, Río de Janeiro, cuentan con dos poetas filipinos: Vincent Empimano, que es de San Pablo, Laguna (isla de Luzón) y escribe en tagalo y Macky Torrechilla, que es de Hamtic, Antique (isla de Panay) y escribe en Kinaray-a. En Filipinas, los idiomas son marcadores de las diferencias étnicas y de la especificidad cultural del lugar. Provisionalmente, podemos argumentar entonces que el género en el archipiélago filipino es todo a la vez, diverso y en general variado, debido a estas subjetividades etnolingüísticas. Dos géneros que desafían al binario cisheteropatriarcal desde esta perspectiva son la bakla, configurado en el lenguaje "gay" de  los juegos Empimano de"Utoy" y de laagi, que se pone en primer plano como el "raro" anti lamento "Patyo" de Torrechilla. Las imágenes que acompañan nuestra prosa y poesía son fotografías de Christian Tablazon,  colega subvencionado en el área de ficción de GlobalGRACE durante 2019.

¿Cómo han sido audibles la "bakla" [3] y la "agi" en el discurso? ¿Dónde podemos comenzar a monitorear su audiblidad?

El Vocabulario de la lengua tagala (1860) nos ofrece un conjunto de conceptos que llevan al "bacla" a enraizar una referencia de diferencia de género durante el cambio de siglo en las Filipinas coloniales.[4]Enlabiar (seducción) representa su discurso de entrada y su táctica está aunada a engañar (decepción), a través de brillo (prominencia) o hermosura (belleza).5La percepción del bakla como medio de persuasión se elabora más a fondo como "moverse por algún interés o provecho,"[6] inspirado de acuerdo a algún motivo o algún sentido de beneficio.  Al mismo tiempo, el bakla representa, a través de "desollarse" (herir) una vulnerabilidad.[7]Ahora, el persuadido se mueve a la acción, perotam bién duda: ser "nababacla" este merle a algo nuevo (espanto de cosa nueva).[8] Este es una muestra temprana de homofobia y transfobia hablada en la larga trayectoria del lenguaje tagalo.

El léxico es más significativo al señalar el surgimiento de la  "alteración"[9]como un descriptor del bakla o su potencia, por así decirlo; y en consecuencia, tal ejemplo podría ser nuestro introducción al bakla en su momento trans. Una figura puede cambiar, a pesar de que de miedo y debido a su capacidad para encantar, engañar, inspirar puede incluso poner a alguien en problemas. Es un indicador de perplejidad e inquietud precisamente en el momento de realizar la transformación. Sin embargo, debemos tener en cuenta que en estos casos lingüísticos, el bakla, incluso en su ser-trans, se ensambla para construir un metónimo de la conciencia totalizadora que la engendra como tal y no como una identidad capaz de dictar los términos del reconocimiento. Digo totalizar porque esa conciencia que engendra no permite cambiarse, superarse hasta que finalmente se compromete y se incorpora en una dialéctica.

En el Diccionario de la lengua bisaya hiliguiena y haraya (1841)[10], "agui" está registrado como "señal" (signo), "huella" (pista), "rastro de lo que paso" (rastro de paso).[11]también se refiere al acto de caminar (pasar andando) [12], manifestando varios aspectos del viaje, como "transitar", "transito", "transitorio"[13]Paradójicamente, se comporta como una "huella oculta" (tanda ng̃atago) a modo de "ostugo"[14] insinuando el ritmo aleatorio de su pasaje/cruce, su visibilidad alternando entre rostro y camuflaje.

El agi se configura metonímicamente, como un movimiento fenomenal, pero solo después de representar al sensorio como incapaz de hacer frente a su flujo. Similar al Tagalogbakla descrito anteriormente, la Kinaray-a agi en este caso no es una identidad, sino una serie de escenas que identifican algún tipo de diferencia. Y debido a que tal movimiento no puede ser localizado, bien podría ser mal interpretado.

En estas lecturas de "bakla" y "agi" contra el grano del archivo imperial, uno puede intuir el género como una sensación que debe ser cortada (bakla) y una experiencia que no se puede reportar (agi). El histórico autóctono  de tales encarnaciones, a priori, sólo se puede desenmascarar para anunciar la legitimidad de la llegada de la colonia. Conversando con Vincent y Macky por separado, estaba convencida de que sus textos permiten al "bakla" y "agi" desempeñar  una especie de personalidades asignadas por el hombre pero con identidad femenina en Laguna y en Antique y aún así su diálogo con otros bakla y agi también revela un rechazo global de denominaciones escritas como "gay", "queer" y "trans", mientras se muestra encantado de tales intervenciones en el lenguaje. Tal tensión permite que el proyecto decolonial sur-por-sur participe en los circuitos de lo contemporáneo.

Al final, esperamos que nuestros lectores puedan imaginar labakla y laagi no sólo como denominaciones de género en lenguajes que se desarrollan sólidamente para diversificar nuestras historias[15]en estas partes del planeta, sino también como lenguajes en sí mismos, generando cuerpos resistivos en el proceso de diseminación.

 

II. Utoy

Vincent N. Empimano

Alas-kuwatro pa lamang ng madalingaraw ay nagisingnaakodahilsakaluskos ng mgapaasasalas. Pagkalabasko ng kuwarto ay nakitakosi Papa nanakaayospapuntasatrabaho.

Mataposmagpaalam kay Mama, sandalisiyanglumapitsa akin at humalik, sabaysabing "Utoy, tulunganmosi mama sabahay, ha? "

"Opo, Papa" mayabangkongtugon.

At tuluyannangumalissi Papa. Maagaakong nag-almusaldahilmakikipagkita pa ako kina Marco, Rap-Rap, at Bukol, mgakaibiganko. Kaagadakongnagbihis at nagpaalam kay Mama. PagdatingsatindahanniManong Alex ay hinanapkoagadangakingmgakaibigan. Napakaramingbatasatindahan; marahiltambayantalagaitodahilsamgapatoknitongpanindananakaka-agaw-atensyonsaamingmgamata. Ilangsaglitlang ay nakitakonasina Marco. May mgakasama: sina Angelica, Barbie, Eula, at Leslie. Napangitinamanakonangpalihim. Marahilditokomagagamitanghokagekong moves naakinginensayosamaraminghapon.

Kaya umentradaako: ‎"Ehem, girls tarana?"‎

"Ah, angbilisnaman, ngayonnaagad?, " sabini Eula.

‎"Bilisannanatin at sayangangoras," inisnasabiniBukol. ‎

At napagdesisyunan ng lahatnasimulanna.Pumuntasilanangsama-samasaisangtabi. Ikinabitnani Eula at Leslie sakani-kanilangbintianghawaknalubid-lubidansabaydumistansyanangtamanglayo. Bigla naming hinapitangamingmga shorts pataas at tuwang-tuwasapagtira.

"Oh! Geym!," sigawni Rap-Rap.

Bumuweloakosabay talon: "10, 20, 30, 40, 50, 60, 70, 80, 90 ... Wan handred."

At ayun, nasimulannanaminangmasayanglarona ten-twenty. Siyemprehindiakonagpakabog kina Eula kaya ginawanaminangamingmagagawa para di kami mataya. IniligtaskosiBukoldahilmasyadongmaiigsiangkanyangmgabiyas. Tuwang-tuwaangmgabadingdahil di nakatiraangmgababae. Kembotnangkembotangmgabadingna para bang nang-iinis.

"Ikembotmo, ikembotmo," sigawnina Marco, Rap-Rap, at Bukolbagoakotumira.

Ngunitbiglasilangtumigilsapagkanta.

"Ikembotmo, ikembotmo," mahinangkantalangangnaririnigkosalikod.

"Oh? Ba'thuminaangkanta?," mayabangkongsagot.

"Laksannyo, ikembotmo, ikembotmo!,"sigawko.

At napatigilsapagkantaangbatangbadingdahilnakitaniyaanglalakingnasalikod: si Papa!

Muchachito 

El ruido de pies  en nuestra sala de estar me despertó. Eran las 4 de la mañana. Cuando salí de mi habitación, vi a mi padre todo vestido para el trabajo.

Después de despedirse de mi madre, se volvió hacia mí y me besó en la mejilla, diciendo: "Niño, ayuda a tu madre con sus tareas, ¿de acuerdo?"

"Sí, padre", respondí con orgullo.

Mi padre finalmente se fue. Desayuné temprano porque necesitaba reunirme con mis amigos Marco, Rap-Rap y Bukol. Me vestí  rápidamente para mi reunión y me despedí de mi madre. Busqué a mis amigos inmediatamente al llegar a la tienda Hermano Mayor de Alex. Había muchos niños; probablemente todos se quedaron allí por los deliciosos dulces que venden. Vi a mis amigos después de unos segundos. Estaban acompañados de : Angélica, Barbie, Eula y Leslie. Sonreí en secreto.  Probablemente haría  los movimientos de hokage[16]que he estado ensayado durante muchas tardes.

Comencé:  chicas, ¿vamos?

"Espera un minuto, ¿realmente quieres ahora?", preguntó Eula.

"Vamos a hacerlo, no podemos perder tiempo", Bukol estaba exasperado.

Todos decidieron comenzar. Se arrinconaron todos juntos en una esquina. Eula y Leslie amarraron la cuerda de goma a sus muslos y luego se mantuvieron a cierta distancia. Nosotros también doblamos el ruedo de nuestros pantalones cortos y nos posicionamos para cada uno hacer  un disparo. [17]

"¡Oh! ¡Comience el Juego!", Gritó Rap-Rap

Tome fuerzas y luego salté: "10, 20, 30, 40, 50, 60, 70, 80, 90, cien!"

Y así estaba,  nuestro alegre juego de las diez y veinte. Por supuesto que no permití que Eula y las chicas nos golpearan, así que hicimos todo lo posible para no convertirnos en el "eso". Tuve que salvar a Bukol porque sus "pies" eran demasiado cortos. Las badings[18](maricos) estaban tan animados que las chicas no tuvieron ninguna oportunidad. Balanceábamos nuestras caderas vigorosamente, como si nos estuviéramos burlando de ellas.

"Mueve tus caderas, mueve tus caderas", gritaron Marco, Rap-Rap y Bukol antes de mi turno

Y todos se detuvieron a cantar.

"Mueve tus caderas, mueve tus caderas", se escuchando una canción levemente en el fondo.

"¿Por qué  están tocando la canción tan bajita?  Pregunté burlonamente.

"Más fuerte, balancea tus caderas, balancea," grité.

Y el mariquito  pudo continuar su canción cuando vio al hombre detrás: ¡su padre!

 

III. Patyo

Macky Torrechilla

Saksiangdëlëm,
Angmgapanulay,
Angmgatamawo,
Kagangmgamurtonganagapahimëyëngsabinit-binit
Sa ingëskangdarwakalalang.
Dyakitasamganagaturog,
Dyakitasamganagapahuway.
Dyakoidupra,
Patyënkagideretsolëbëng
Angputurokangmgabata
Nga daadnangindoktor,
Maestro, inhinyero, seaman,
Tambay, alpot, adik,
Ukonkriminal.

Cementerio

Los testigos oscuros
demonios
elementales
fantasmas
tranquilos en la esquina
Ante los gemidos de dos almas.
Aquí duermen,
Aquí descansan.
Aquí, escupiré,
matar y enterrar
el futuro de aquellos
quienes habrían sido doctores,
profesores, ingenieros, gente de mar,
los desempleados, las  prostitutas, adictos,
criminales.

Jaya Jacobo   |   Filipinas

Jaya Jacobo es la investigadora postdoctoral del Global GRACE Philippine Work Package de la Universidad de Filipinas y del YMCA, San Pablo.

lajayajacobo@gmail.com
Macky Torrechilla   |   Filipinas

Macky Torrechilla fue coronado Miss Gay Hamticen 2017, en Antique, Filipinas.

macoy.writes@gmail.com
Vincent Empimano   |   Filipinas

Vincent Empimano es profesor de primaria en la ciudad de San Pablo, Laguna, Filipinas.

empemanov@gmail.com
Christian Tablazon   |   Filipinas

Christian Tablazon dirige Nomina Nuda, una pequeña plataforma independientesin fines de lucro y espacio de exhibiciónen Los Baños, Laguna, Filipinas.

tablazonchristian@gmail.com

[1]VerAniruddha Dutta and Raina Roy, "Decolonizing Transgender in India: Some Reflections," Transgender Studies Quarterly (Special Issue on Decolonizing the Transgender Imaginary) 1, no. 3 (Summer 2014): 320-338; Al entender el travesti vis-á-vis trans en Brasil, sus distinciones y sus convergencias, estoy en deuda con mi hermana Mariah Rafaela Silva. Las conversaciones sobre el tema con James Turner, Jimmy Casas Klausen, SiobhánMcGuirk y MarzenaZukowska tampoco se olvidan.

[2] El proyecto GlobalGRACE ha recibido financiamiento del programa de investigación e innovación del Reino Unido (UKRI) Global Challenges Research Fund (GCRF) bajo la referencia número AH/P014232/1. Es necesario reconocer las conversaciones que he compartido con los mentores y colegas: Mark Johnson, Kate Ramil y Neil Garcia. Las interacciones con los compañeros de los primeros talleres nacionales y comunitarios también inspiran mis reflexiones aquí. Finalmente, la colaboración del aliado trans Leo Fernández Almero es crucial para mi pensamiento.

[3] Sobre la bakla, verJ. Neil C. Garcia, Philippine Gay Culture: Binabae to Bakla, Silahis to MSM, Second Edition (Quezon City: The University of the Philippines Press, 2008); Fenella Cannell, "Beauty and the idea of 'America,'" in Power and Intimacy in the Christian Philippines (Quezon City: Ateneo de Manila University Press, 1999); Martin Manalansan, Global Divas: Filipino Gay Men in the Diaspora (Durham and London: Duke University Press, 2003); Ryen Paul Sumayao and Jaya Jacobo, eds., BKL/BikolBakla: Anthology of Bikolnon Gay Trans Queer Writing (Naga City: Goldprint, 2019); Ver Mark Johnson, Beauty and Power: Transgendering and Cultural Transformation (London: Bloomsbury Academic, 1997).

[4] Me gustaría agradecer a Ian Harvey Claros por su inestimable asistencia en la investigación de este segmento

[5]           Vocabulario de la lenguatagala, s.v. "bacla." (I)

[6]           Vocabulario, s.v. "bacla." (III)

[7]           Ibid., s.v. "bacla." (IV)

[8]           Ibid., s.v. "bacla." (II)

[9]           Ibid.

[10]         La respuesta inmediata de John Paolo Sarce para esta parte es muy apreciada.

[11]         Diccionario de la lenguabisaya, hiliguiena y haraya de la isla de panay, s.v. "agui."

[12]         Diccionario, s.v. "agui."

[13]         Diccionario, s.v. "transitar"; Ibid., s.v. "transito"; Ibid., s.v. "transitorio."

[14]         Ibid., s.v. "ostugo."

[15]En mi lengua materna, Bikol, "agi-agi" se refiere a cualquier forma de narración, desde épica hasta romance, desde rumores hasta novelas. Las crónicas se desarrollan a través de pasajes ordinarios, conservando así el sentido de movimiento señalado en laKinaray-a "agi".

[16]Este término japonés se deriva del manga Naruto; se usa para describir a un guerrero hábil y poderoso. La palabra es reformada por los millennials para describir movimientos coreográficos que se asemejan a la agilidad de estos personajes como se ven en las adaptaciones animadas del manga.

[17]Dos equipos lanzan monedas. El equipo que apuesta al lado de la moneda que gira hacia el cielo tiene laprioridadde saltar la cuerda de goma atada a los muslos de dos miembros del equipo contrario. Cada miembro del equipo salta con un conteo basado en "10" y puede hacerlo hasta "100", siempre que ninguna parte de su cuerpo toque la cuerda. Si eso sucede, todo el equipo se convierte en el "eso", es decir, se paralizan como estatuas  durante el baile de su oponente.

[18]Bading es una relectura más contemporánea de la bakla. El término fue ampliamente difundido transmedialmente a finales de los noventa hasta los primeros años del nuevo siglo. Dejo el término sin traducir para dejar que abarque las identidades gay, queer y trans.

Bibliografía

Cannell, Fenella Cannell. "Beauty and the idea of 'America.'" In Power and Intimacy in the  Christian Philippines. Quezon City: Ateneo de Manila University Press, 1999.
Dutta, Aniruddha and Raina Roy. "Decolonizing Transgender in India: Some Reflections."             Transgender Studies Quarterly (Special Issue on Decolonizing the Transgender    Imaginary) 1, no. 3 (Summer 2014): 320-338.
de Mentrida, Alonso, ed. Diccionario de la lenguabisaya, hiliguiena y haraya de la isla de panay. Manila: D. Manuel y de Felis S. Dayot, 1841.
de Noceda, Juan and Pedro de Sanlucar, eds.Vocabulario de la lenguatagala. Manila:          Ramirez y Giraudier, 1860.
Garcia, J. Neil C..Philippine Gay Culture: Binabae to Bakla, Silahis to MSM. Second   Edition. Quezon City: The University of the Philippines Press, 2008.
Johnson, Mark. Beauty and Power: Transgendering and Cultural Transformation. London:          Bloomsbury Academic, 1997.
Kishimoto, Masashi. Naruto. In Shonen Jump. San Francisco, California: Viz Media, 1997.
Manalansan, Martin. Global Divas: Filipino Gay Men in the Diaspora. Durham and London: Duke University Press, 2003.
Sumayao, Ryen Paul and Jaya Jacobo, eds. BKL/BikolBakla: Anthology of Bikolnon Gay Trans     Queer Writing. Naga City: Goldprint, 2019.

VOLVER AL PRINCIPIO
EDICIONES ANTERIORES
Democracia y Periferia v.2  n.2  2018
El Paradigma de la Potencia v.1  n.1  2018
SUSCRÍBETE NUESTRA NEWSLETTER