Periferias Invita

periferias 5 | salud pública, ambiental y democrática

foto: Bolanha de Abu, isla de Formosa - Guiné-Bissau, Pierre Campredon

Tiniguena — "Esta tierra es Nuestra"

Construir la sustentabilidad a través de la gestión de los espacios, recursos naturales y culturales en un país periférico

| Guinea Bissau |

El nombre "Tiniguena" tiene su origen en el lenguaje étnico Cassanga que significa "esta tierra es nuestra".  Tiniguena, es una organización no gubernamental (ONG) guineana fundada en 1991 que formó parte de un movimiento que reunió a organizaciones cívicas para impulsar una nueva dinámica de participación ciudadana  en la construcción del futuro de Guinea-Bissau.

Con el proceso de liberalización política y democrática en marcha, se crearon las primeras ONGs en el país y Tiniguena fue una de las organizaciones que marcó la evolución de la sociedad civil guineana de manera formal asumiendo el desafio de que, incluso en un contexto frágil, sería posible promover otro modelo de desarrollo, diferente del que, hasta entonces,  se había aplicado a nivel de las instituciones estatales.

Esta organización, por lo tanto, establece como misión "Promover un desarrollo participativo y duradero, basado en la conservación de los recursos naturales, culturales y en el ejercicio de la ciudadanía", buscando así una Guinea-Bissau en la que las poblaciones locales puedan aportar su contribución al bienestar de su país y beneficiar a todos los niveles con este proceso.

En esta misión, Tiniguena ha venido interviniendo en diferentes áreas al identificar las necesidades del contexto, cubriendo transversalmente varios temas como la agricultura familiar campesina, la soberanía y seguridad alimentaria, la valorización socioeconómica de los productos locales y la biodiversidad, la educación ambiental para la ciudadanía, la gestión de las áreas protegidas, la igualdad y la equidad de género.

Actuando en las principales áreas de intervención, Bissau y la costa sur del país, a saber, la Zona Verde, Cantanhez y el complejo Urok (Formosa, Nago, Chediã), la acción de Tiniguena ha permitido la valorización de la producción agrícola local basada en cultivos y especies de la biodiversidad, promoviendo la conservación y el uso de los cultivos y las variedades agrícolas y los recursos fitogenéticos locales, con especial atención a los intereses de las mujeres en materia de biodiversidad agrícola. Además, ha permitido aumentar la conciencia nacional sobre el significado de los sabores, los conocimientos y las prácticas locales asociadas a los servicios de los ecosistemas, así como apoyar la revitalización de las organizaciones locales para involucrar a los ciudadanos en la gestión de los recursos y los espacios.

Reunión de los miembros del Consejo de Administración del Urok, Isla de Formosa - Guinea-Bissau, 2019, Archivos de Tiniguena

Para llevar a cabo estas intervenciones, Tiniguena ha adoptado diversos métodos de trabajo, teniendo en cuenta el contexto y las necesidades identificadas. Entre las metodologías se encuentran la información, la comunicación y la sensibilización; la animación, el trabajo y colaboración en redes, el "plaidoyer", la asistencia técnica, el refuerzo de habilidades; el micro financiamiento, el apoyo material, la realización de estudios y la recopilación y sistematización  de los conocimientos populares.

Un instrumento de sensibilización importante son los calendarios anuales de Tiniguena creados desde 1994. Esto se debe a su enfoque de analizar las problematicas ambientales, culturales y socioeconómicas en Guinea-Bissau y al ambiente de celebración que se crea cada año en torno a su presentación (se ha transformado en un acto de tradición institucional muy esperado). El calendario se ha convertido en una de las imágenes distintivas de Tiniguena.

Portada del Calendario 2020 de Tiniguena, Cadique- Cantanhez 2019, Simon Nancy

 

Kil ki di nos tem balur

Línea de productos Kil Ki Di Nos Tem Balur, 2010, Emanuel Ramos

Los ejemplos de estas intervenciones siempre se han evidenciado a través de diversos proyectos a lo largo del tiempo, como la creación de la primera Zona Comunitaria Protegida bajo cogestión en las islas Urok situadas en la Reserva de la Biosfera del Archipiélago de Bolama-Bijagós.  El apoyo a los pequeños productores en la producción, en la transformación, y en la comercialización dio lugar a la línea de productos "Kil Ki Di Nós Tem Balur" (lo nuestro tiene valor), destinada a promover los productos de la biodiversidad de la tierra y el mar.  Ciertamente una iniciativa innovadora en el país, que tuvo un efecto multiplicador a partir de 2006, inspirando otras proyectos similares en el país. "Anós Ku Ten Terra" (somos los propietarios de la tierra), contribuyó a la legalización de las tierras productivas comunitarias de las comunidades campesinas amenazadas por grupos privados, sentando las bases para  la constitución de comités populares de gestión de tierras. "Conhecer para Amar, Amar para Proteger", una iniciativa para promover el trabajo voluntario, por veinticinco años, en el marco de la educación ambiental para adolescentes y jóvenes a través de visitas de estudio a los espacios del patrimonio natural, cultural e histórico del país.  La iniciativa, contribuye a la creación de una masa crítica de jóvenes comprometidos con su tierra y su pueblo, ayudando a Tiniguena en la concientización e información de la juventud en sus áreas de actuación.  

Adicionalmente, Tiniguena ha participado en el proyecto de "Compra de alimentos locales" con agricultores familiares para abastecer los comedores escolares, en asociación con el Programa Mundial de Alimentos, el PMA, con el fin de mejorar las condiciones de aprendizaje de los niños y adolescentes en el sistema de educación pública teniendo en cuenta la preservación de una dieta basada en la cocina y la cultura local y los principios de la equidad de género. Podemos mencionar también el proyecto "Mujeres Rurales", que consiste en contribuir al fortalecimiento de la democracia participativa en Guinea-Bissau promoviendo el ejercicio de la igualdad de derechos en el marco del Fondo de las Naciones Unidas para la Consolidación de la Paz (FNUAP). Estos son otros ejemplos de este compromiso.  

Monitoreo de los recursos naturales 

Exploração de Madeira, Guiné-Bissau, Constantino Correia
Pedreira de Xitole, Guiné-Bissau, 2020, archivo de Tiniguena

Las denuncias públicas sobre este tema, como la construcción de la central termoeléctrica en el Parque Natural Lagunas de Cufada (la mayor reserva de agua dulce del país) y la tala ilegal de árboles en varias regiones del país, no sólo proporcionaron al público una mayor comprensión de esta problemática, logrando mantener el tema en el centro de la agenda pública a través de los medios de comunicación nacionales e internacionales, sino que también impactó positivamente en la fiscalización comunitaria por parte de los agentes locales, transformándola en una práctica de supervisión popular, obligando al gobierno a rendir cuentas, adoptar moratorias sobre la explotación y realizar algunas mejoras en la forma de explotación. 

Las medidas del Proyecto de Monitoreo de los Recursos Naturales ejecutado por Tiniguena inspiran procesos más amplios de gestión del espacio y los recursos naturales en el África occidental, como es el caso del Proyecto Subregional "Gestión ambiental de las actividades de exploración de petróleo y gas en alta mar". Este proyecto es una asociación de la Fundación MAVA con el Programa de Conservación Marina del África Occidental - PRCM, en el que participan ocho (8) países, entre ellos Guinea-Bissau.


APAC - Valoramos las áreas y territorios del patrimonio autóctono y comunitario en Guinea-Bissau

Para una visión equitativa y participativa de la conservación es fundamental valorizar las prácticas comunitarias de preservación del patrimonio natural, siempre asociadas a la diversidad cultural.  Es con este propósito que Tiniguena, a través de este proyecto,  con el apoyo del Fondo de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, está censando los sitios con características de APAC en Guinea-Bissau, conservados voluntariamente por los pueblos indígenas cuyos beneficios ecológicos y económicos son enormes para las comunidades tradicionales locales. Con ese fin, se ha reunido información sobre la administración de esos espacios a fin de ponerla a disposición de los encargados de la toma de decisiones y juntos promover el reconocimiento público oficial, la mejora y el desarrollo de las zonas y territorios que forman parte del patrimonio indígena administrado por la comunidad.

Isla João Vieira, Guinea-Bissau, En Haut/IBAP

Gestión y sustentabilidad del cambio liderado por la comunidad

Un ejemplo de referencia de la acción de Tiniguena a nivel comunitario es la labor realizada en las islas Urok, donde el apoyo a la producción agrícola para la alimentación, la conservación de los recursos naturales, las estrategias para impulsar la economía local, el empoderamiento de la mujer y la gestión comunitaria, complementan la cultura del conocimiento popular que ya existe. Este modo de intervención ha contribuido al rescate, la conservación y la valorización de técnicas y conocimientos tradicionales favorables y que potencian la producción, la valorización de las semillas y la gestión del espacio natural y la mejora de los servicios de los ecosistemas.

Participantes en la Asamblea General de la Zona Marina Protegida Comunitaria Urok, Isla de Formosa, 2018, Pierre Campredon

En este territorio, la conservación de los recursos de la biodiversidad es el elemento central de la movilización de las poblaciones a través de diversas colectividades y grupos de interés. Una de ellas es la pesca artesanal responsable, por medio de la supervisión participativa de los recursos y la zona costera, y la promoción de la agricultura orgánica a través de huertos comunitarios. En 2019, el Consejo de Gestión de Urok de la AMPC fue galardonado con el Premio Ecuatorial de las Naciones Unidas como ejemplo de soluciones locales en la gestión de los programas con repercusiones en la mitigación del cambio climático.

Entrega de Premio Ecuador, Nueva York, archivos de Tiniguena

Tiniguena prioriza el enfoque de trabajo directo con las comunidades y la reciprocidad. Es esencialmente una metodología que no sólo ha logrado aumentar la conciencia cívica, la participación popular pública y mejorar las condiciones de vida de estas comunidades a lo largo del tiempo, sino que también ha brindado a Tiniguena oportunidades de diálogo y de consolidar su experiencia y conocimientos técnicos en la materia.

A lo largo de los años, además de las acciones de intervención comunitaria, Tiniguena también ha creado importantes alianzas tanto a nivel nacional como internacional a través de su red de contactos.  Entre ellas se encuentran la RESSAN-GB (Red de Soberanía Alimentaria y Seguridad Nutricional de Guinea-Bissau); la Casa de los Derechos, iniciativa que transformó la sede de la primera prisión colonia del país en un espacio colectivo de referencia y corresponsabilidad que interviene en la promoción de los derechos, la igualdad de género y el diálogo interoperativo; COPAGEN (Coalición para la Defensa del Patrimonio Genético Africano); GTP-IE (Grupo de Trabajo sobre el Petróleo y otras Industrias Extractivas); el Grupo de Trabajo para la Promoción de los Productos de la Tierra, PRCM (Programa Regional para la Conservación de la Zona Costera y Marina de África Occidental) RAMPAO (Red de AMP de África Occidental). 

Estas cooperaciones permitieron a Tiniguena desarrollar y fortalecer el conocimiento a través del intercambio de experiencias, participación en la formulación de políticas públicas coordinadas entre los actores de la sociedad civil y fortalecer su posición reivindicativa a favor de su visión de desarrollo, presionando e influenciando las decisiones que favorecen el bienestar de las comunidades más necesitadas.

Guinea-Bissau ha vivido en un contexto de vulnerabilidad política y socioeconómica lo cual  ha dado lugar a oportunidades para la creación de una sociedad civil activa en el país y ha servido de motivación para la creación de la propia Tiniguena y su modelo de intervención. Actualmente, y cada vez más, este mismo contexto de crisis cíclicas (durante más de cuatro décadas) que sirvió de inspiración, es en sí mismo, la fuerza motriz para enfrentar el gran desafío que tiene la administración hoy en día referente a la movilización de recursos financieros para el apoyo institucional y la creación de un plan de resiliencia económica interna estable que permita una mayor independencia financiera. Estos desafíos significan, en primer lugar, que será necesario valorizar el aprendizaje logrado hasta ahora, mantener una fuerte capacidad de resiliencia, un espíritu de sacrificio y una buena capacidad para movilizar y retener los recursos humanos. Igualmente crucial será continuar alimentando y consolidando las alianzas existentes que han acompañado a Tiniguena desde su fundación, como es el caso de Inter Pares.

Intervenciones de Tiniguena en el marco de COVID-19 en Guinea-Bissau

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), Guinea-Bissau figura entre los países de la Región de África que corren un alto riesgo de importar casos de enfermedades debido al movimiento de personas, su situación geográfica (frontera insular y diversos puntos de entrada). En Guinea-Bissau ya se han notificado 564 casos de infección por el virus COVID-19, de los cuales 451 están activos, 24 se han recuperado y 2 han muerto, siendo los primeros casos importados.

Para un país con un sistema nacional de salud debilitado, donde los continuos ciclos de inestabilidad política empeoran el desarrollo del sector, ciertas medidas adoptadas en Occidente fueron implementadas de forma indiscriminada, siendo que las realidades socioeconómicas son diferentes. El país se encuentra en estado de emergencia desde el 27 de marzo, con el resultado de que todas las actividades económicas y los medios de subsistencia de la abrumadora mayoría de las familias han disminuido y otras incluso se han estancado drásticamente. 

Esta medida generó inseguridad y resistencia en la población y en los comerciantes de la economía informal1Un informe del FMI (2017) sugiere que el sector informal de Guinea-Bissau representa más del 40% de su economía. Este sector está dominado por mujeres que tienen dificultades para acceder al empleo formal pero que generalmente encabezan y mantienen a sus familias (Plataforma, 2020). que dependen de lo que venden a diario para sobrevivir, lo que a su vez provocó cierto grado de animosidad entre las fuerzas policiales y la población, con numerosos informes de violencia física y detenciones en una clara violación de los derechos humanos.

Los altos niveles de vulnerabilidad y pobreza y la falta de recursos públicos en el país, agravados por el mal desempeño de la campaña de comercialización de la castaña de caju, el mayor producto de ingreso familiar y de exportación, asociado a la disminución de las remesas de los emigrantes debido a la reducción de los ingresos, condicionan la resistencia de las familias, que no consiguen que las instituciones den respuestas de protección social devido a las limitaciones de la asistencia oficial para el desarrollo, la inestabilidad política y el no reconocimiento  internacional en relación con el gobierno actual.

El confinamiento nacional significa que para la mayoría de esas familias que sobreviven vendiendo productos diariamente, los ingresos familiares se reducen y la pobreza se agrava como efecto secundario del coronavirus. Sencillamente, para quienes dependen del funcionamiento de la economía informal, "es mejor morir de enfermedad que de hambre2Diário de Notícias (2020) Es mejor morir de la enfermedad que de hambre″. Los angoleños desafían las restricciones [online]. Link: https://www.dn.pt/mundo/e-melhor-morrer-da-doenca-do-que-morrer-de-fome-angolanos-desafiam-restricoes-12033934.html".

Gran parte de lo que se vende en los mercados informales son productos agrícolas y la pandemia coincide con la campaña de la castaña. Este producto es una de las principales exportaciones de Guinea-Bissau, ya que representa el 90% del total de las exportaciones3UNIOGBIS (2020) Guinea-Bissau vulnerable a la crisis de COVID-19.[online] Link: https://uniogbis.unmissions.org/en/guiné-bissau-vulnerável-ao-choque-do-covid-19. La dependencia de la economía del monocultivo de la castaña de caju hace que el país sea vulnerable incluso en circunstancias normales, pero con el cierre de los mercados y las fronteras, el sector está paralizado.

En las comunidades rurales, las poblaciones dependen de la agricultura de subsistencia, pero el estado de emergencia limita el acceso a los mercados nacionales e internacionales y por tanto limita los ingresos por hogar. Esto, junto con la disminución de las remesas de los familiares que han emigrado a los centros urbanos para participar en la economía informal, significa que las poblaciones rurales son especialmente vulnerables4 Programa Mundial de Alimentos (2020) Análisis del impacto económico y de mercado de COVID-19 en el África occidental y central[online] Link: https://reliefweb.int/sites/reliefweb.int/files/resources/WFP-0000113974.pdf.

Uma perspetiva democrática no enfrentamento da pandemia

Ante este escenario, son las organizaciones de la sociedad civil las que dan asistencia a la población. Estas organizaciones han desempeñado un papel fundamental en la creación de diversas medidas de sensibilización sobre la salud y la movilización de alimentos con el fin de reducir los efectos de esta pandemia a diversos niveles. Y Tiniguena no es una excepción, ya que ha adaptado su programa al nuevo contexto, reformulando el programa de sus técnicos y movilizando recursos financieros mediante asociaciones consolidadas que han permitido establecer un plan de acción en la lucha contra el Covid-19.

Formación de jóvenes voluntarios en la prevención de Covid-19 , isla de Formosa, 2020, archivos de Tiniguena

Este plan se pone en marcha, por las redes en las que Tiniguena opera. Los aliados del SiSSAN (Sistema de Vigilancia de la Seguridad Alimentaria y Nutricional) han trazado un mapa de sus respectivas intervenciones para mitigar la propagación del virus, pero también para mitigar la inseguridad alimentaria exacerbada por el coronavirus.

Tiniguena, en su calidad de aliado, se propone reducir al mínimo los impactos mencionados, en particular en las zonas rurales, donde se encuentran los más necesitados. Tiniguena centra los esfuerzos en sus zonas de intervención, como las Islas Urok, donde el proyecto Etikapun'há, en colaboración con el IBAP (Instituto de Biodiversidad y Áreas Protegidas), ha apoyado a jóvenes voluntarios en campañas de sensibilización en diferentes aldeas de Taiwán, y ha proporcionado a esas comunidades saneamiento y alimentos. Se prevén actividades similares para Gabú, Quinara y Tombali en los próximos meses.

Tiniguena apoya la seguridad y la soberanía alimentarias en sus zonas de intervención, pero también en los ámbitos sanitario y social. Tiniguena trabaja para establecer bancos de alimentos abastecidos con productos de la producción local, lo que también contribuiría a mantener los ingresos de los agricultores. También organiza actividades de refuerzo de las capacidades en métodos de agricultura familiar para garantizar la seguridad alimentaria a largo plazo, así como capacitación y apoyo técnico para mujeres productivas. 

También ha previsto campañas de sensibilización a través de emisoras de radio comunitarias en los idiomas locales para difundir información sobre el coronavirus y, en asociación con la Liga de Derechos Humanos de Guinea (LGDH), se propone establecer sistemas de protección y apoyo para las mujeres y las niñas vulnerables a la explotación y la violencia en el hogar.

Hoy, después de casi 30 años de existencia, Tiniguena ha adquirido una sólida experiencia, a pesar de los innumerables trastornos políticos que han sumido al país en sucesivas crisis económicas, políticas y sociales. Estos trastornos han traído consigo importantes enseñanzas de supervivencia institucional que han fortalecido la capacidad de resiliencia y adaptación a contextos de emergencia complejos como el que estamos atravesando hoy en día con la pandemia de COVID-19.


 

Rugui Baldé asistente de proyectos
Erikson Mendonça asistente de Derechos Comunitarios
Yasmina Silva asistente de Comunicación

traducido por
Ana Rivas


 

Ediciones Anteriores

Suscríbete nuestra newsletter